26 de julio: Memoria Litúrgica de San Joaquín y Santa Ana

Santos Patronos del Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María

El 26 de julio, el calendario litúrgico de la Iglesia Romana conmemora la memoria de San Joaquín y Santa Ana, a quienes la tradición identifica como los padres de Nuestra Señora.

De ellos, la Sagrada Escritura no menciona nada. Sin embargo, hay un venerable libro del Cristianismo del siglo II, titulado Protoevangelio de Santiago, que ganó gran autoridad en las primeras comunidades cristianas. Es exactamente este libro, el que trae la tradición más antigua sobre los padres de Nuestra Señora.

San Joaquín y Santa Ana eran un matrimonio distinguido, pero vivían tristes y humillados, porque estaban llegando a la vejez y eran estériles. Eran una pareja justa y observadora de la ley judía. Pero continuaron orando, confiando en que Dios les levantaría una descendencia.

Joaquín se retiró al desierto para orar, donde pasó cuarenta días ayunando y orando.

Finalmente, un ángel se le apareció a Joaquín, diciéndole una buena noticia: “Joaquín, dijo el ángel, tu oración ha sido escuchada. Se te dará una hija, a la que llamarás María”.

Ana también recibió un aviso del ángel: “Ana, Ana, el Señor ha escuchado tu llanto. Concebirás y darás a luz, y toda la tierra hablará de tu descendencia “.

Joaquín, de camino a casa, he aquí que su esposa se arrojó a sus brazos, y exclamó llena de gozo, diciendo: “Ahora sé que el Señor ha derramado su bendición sobre nuestro hogar. Porque yo era como una viuda, era estéril, pero ahora mi seno ya ha concebido, ¡bendito sea el Altísimo!”

Luego juró consagrar a la niña prometida por Dios al servicio del Templo.

La vida de San Joaquín y Santa Ana, vimos antes, fue una vida de humillaciones y de tristeza. Pero seguiran confiando que Dios les daría una descendencia. O sea, se someterán a la Divina Voluntad de Dios, aceptando su esterilidad y humillación. En otras palabras, vivieron la penitencia y reparación.

Como fue visto, San Joaquín y Santa Ana aunque fuisen un matrimonio distinguido, vivían tristes y humillados, porque llegaban a la vejez y eran estériles. Pero continuaron orando, confiando en que Dios les levantaría una descendencia.

Y para tanto, San Joaquín se retiró al desierto para orar, donde pasó cuarenta días ayunando y orando.

Es exactamente lo que la Divina Madre e hija de San Joaquín y Santa Ana nos enseña, en ese Llamado de Amor:

LLAMADOS DE AMOR Y CONVERSIÓN

Primer Llamado de Amor y de Conversión transmitido al mundo.

15 julio 2013 – Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María

“Corazón doloroso e Inmaculado de María”

 

Ese 15 de Julio no fue mi primera experiencia de gracia, pero sí fue el día de mi confirmación celestial pues la Madre aseguraba nuevamente su amistad conmigo.

Era el día 15 de Julio del 2013, estaba en mi habitación ordenándola, limpiando, etc…de pronto mi corazón avisó, como una especie de señal, como una santa ansiedad, mi corazón se acelera pues sabe que algo importante ocurrirá.