Semanario de Oraciones del Apostolado de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María

Consagración al Casto y Amante Corazón de San José

EVANGELIO

Para orar antes del Evangelio.

Jaculatoria (Dictada por Dios Padre el 21 de Julio de 2016). 
 
“Amado Padre que el Reino de la Palabra de Dios, venga pronto a nuestros corazones.
 
María, Reina del Reino de la Palabra de Dios. Ruega por Nosotros. Amén”.

Cenáculo de San Jose.

Exhortación a todo el Apostolado

Apóstoles de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, hoy Miércoles oramos fervorosos el:

Cenáculo del Casto y Amante Corazón de San José

y las siete intenciones de Reparación que ha revelado su Castisimo Corazón. 

Abrimos nuestros corazones al Llamado de Amor y Conversión que nos sea entregado desde el Aposento y Jardín de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María   

Llamado de Amor y Conversión del Casto y Amante Corazón de San José

Julio 8, 2015 – Llamado de Amor y Conversión del Amante y Casto Corazón de San José 

Mensaje de esperanza 

Queridos hijos en el Señor Jesucristo, mi Casto y Amante Corazón les bendice.  Les traigo un nuevo Mensaje del Cielo, un Mensaje de ánimo, de esperanza y de consuelo para que sigan adelante en el seguimiento de Jesús, para que puedan encontrarse cara a cara con Dios, para que puedan vivir según el Divino Querer de Dios, en su Divina Voluntad, sirviendo y amando como el Señor lo desea, como el Señor lo espera de ustedes.  Por eso vengo a formar los apóstoles, aquellos que mantendrán viva la Llama de la Fe en los próximos días difíciles que vendrán para la vida espiritual. 

Queridos hijos, les animo a no ceder a la pereza, a no decaer en la oración, a vivir de la fe, de la esperanza y del amor, para que puedan encontrar a Cristo en los demás y en ustedes mismos. 

Queridos hijos, cuiden a sus familias, cuiden a sus hijos, sean apóstoles en vuestros hogares, en vuestros trabajos, en vuestra vida diaria, porque estos apóstoles lucharán por extender el Reinado de Jesús y María en todo el mundo. 

Queridos hijos, estos apóstoles estarán encendidos en el Fuego del Amor Divino, Amor de Dios. Un Fuego que les invita a salvar almas. Este Fuego se le concede a cada uno de ustedes cuando oran con fe.

Sigan adelante y pongan en práctica la Palabra de Dios. Nunca decaigan en esta misión, en esta última misión que el Cielo entrega para salvar almas, aquellas almas que escuchan y obedecen, aquellas almas que voluntariamente aceptan a Dios. 

Queridos hijos, oren, oren, oren, el Cielo me envía para formarles como los nuevos apóstoles de los Sagrados Corazones Unidos.

Les entrego mi Bendición Paterna. 

En el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. 

Ave María Purísima, sin pecado concebida.