Los mensajes, conocidos como “Últimos Llamados de Amor y Conversión a la humanidad”, son una recapitulación de todas las Manifestaciones que están en fidelidad al Magisterio de la Iglesia y sometidos a su juicio definitivo.

El instrumento que, Dios eligió para ésta misión, se llama Manuel de Jesús, quien desde niño, ha sido favorecido de gracias místicas. Hasta hace poco tiempo, estuvo en el anonimato.