Semanario de Oraciones del Apostolado de los Sagrados
Corazones Unidos de Jesús y de María

Consagración al Casto y Amante Corazón de San José

EVANGELIO

Para orar antes del Evangelio.

Jaculatoria (Dictada por Dios Padre el 21 de Julio de 2016). 
 
Amado Padre que el Reino de la Palabra de Dios, venga pronto a nuestros corazones.
 
María, Reina del Reino de la Palabra de Dios. Ruega por Nosotros. Amén.

Cenáculo de San Jose.

Exhortación a todo el Apostolado

Apóstoles de los Sagrados Corazones Unidos de Jesús y de María, hoy oramos fervorosos el:

Cenáculo del Casto y Amante Corazón de San José.   

Llamado de Amor y Conversión del Casto y Amante Corazón de San José

25 noviembre 2015 – Llamado de Amor y Conversión del Casto y
Amante Corazón de San José

Queridos hijos, abran sus corazones al servicio del Señor. No permitan que la tibieza espiritual arroje de sus corazones el Fuego del Amor de Dios. Antes bien, abran sus corazones. Sirvan con amor. Porque cuando sirven con amor el Señor deja Su Sello indeleble en sus obras. Pero, este servicio de amor debe ser primeramente hecho hacia a Dios. Renuncien a todo. Cuando todo se oponga al servicio de Dios es más preferible perder lo material que perder nuestra amistad con el Señor. Es más preferible vivir escondido en Dios que vivir con las comodidades que atan y encadenan el corazón a las cosas del mundo y nos alejan de la amistad con Dios.

Abran sus corazones y trabajen con amor. Trabajen en sus vidas. Apliquen los Llamados de Amor y Conversión que nuestros Sagrados Corazones Unidos les estamos entregando en cada una de sus vidas. Que su vida se convierta en un servicio de amor para Dios, solamente para Dios. Porque todo pasa. Todo se acaba. Las criaturas cambian. Pero Dios siempre es fiel. Que su Primer Amor y su servicio auténtico sea primero para Dios, como lo hice Yo en el Hogar de Nazaret: Todo para Jesús por medio del Inmaculado Corazón de María. Siempre recuerden: Todo para Jesús.
Bendigo esta imagen que han puesto en mis pies. Los bendigo a todos y a cada uno. Esta bendición les impulse a servir totalmente y sin miedo, sin reservas, para Dios. Sean participes de este ejército que se levantará como un batallón cuando suene la trompeta que anuncie la Llegada del Cordero.


Abran sus corazones totalmente para Dios.
En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.